Mami, no me hables mal.

 In Conversaciones, Toma de consciencia

Hoy Divino me ha dado una lección de las suyas. Al salir del cole hemos ido un rato a la playa, así que al llegar a casa le he dicho que tenía que darse un baño para quitarse la arena. Se ha hecho el remolón y se ha sentado a jugar con su libro nuevo de pegatinas de Halloween. Anticipando su actitud «oídos sordos» cuando el baño estuviera preparado, le he soltado con injustificada bordería: «A la primera llamada, ¿me oyes? Que no te tenga que insistir para que subas o me voy a enfadar». Su respuesta: «Mami, no me hables mal».

Me he quedado planchada, ¡cuanta razón! En mi mapa mental he imaginado un conflicto, me lo he creído y eso ha condicionado mi manera de comunicarme con él. Sus palabras me han hecho abrir los ojos al instante, he ido hacia él y le he dicho: «Es verdad. Perdona.» y le he plantado un suave beso en la mejilla. Cuando he acabado de preparar el baño le he llamado y ha subido inmediatamente.

Me pasan estas cosas. A veces soy brusca, le hablo mal, me impaciento. Soy humana. Lo bueno es que desde que vivo mi vida de manera consciente, me resulta mucho más fácil darme cuenta de mis errores al momento. Cuando me equivoco, lo acepto, me perdono y corrijo desde el corazón.

Si enseñamos a las divinas creaciones que es humano errar, y que admitirlo, disculparse y corregir es fácil y armoniza, lo integrarán en sus vidas como algo natural y el mundo se irá transformando.

Sonriéndote desde el corazón,
Divina

Recent Posts

Dejar un comentario

¿Qué te cuentas?

Estamos deseando leerte. Envíanos un correo electrónico a través de este formulario. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

Pataleta pasada por consciencia